16 Feb

Capítulo 329: Día de los enamorados

Leila despertó inusualmente temprano aquella mañana. Nunca antes había celebrado el Día de San Valentín y, por lo mismo, una sensación de ansias y nerviosismo recorrió su cuerpo, y le brindó las energías necesarias para despegarse de la cama de un puro salto. La primera parte de su plan, que consistían en reaccionar a la alarma que sigilosamente había colocado a las ocho de la mañana sin que despertara Matías, su novio, había funcionado perfectamente, así que ahora sólo le bastaba concretar la segunda parte y final: preparar un desayuno romántico, con todo lo que ello conlleva, para así demostrarle a Matías que, si bien su pololeo había comenzado de un modo fugaz, estaba más que contenta de haberlo elegido como compañero de camino. Read More

09 Feb

Capítulo 328: Backstreet_Metallica

A los 13 años, conocí en Latinchat a mi primer amor virtual. Angelita era su nick, y el mío, Backstreet_Metallica. Teníamos la misma edad, y vivíamos, más o menos, a una hora y media de distancia. Vale aclarar que por esos años no era fácil conocer a alguien de tan cerca, la mayoría de quienes ingresaban a los salones de chat eran viejos mexicanos degenerados, o una que otra mina que, a puro coa, te explicaba que en realidad era princesa africana, que estaba secuestrada, y que necesitabas que le enviaras algunas lucas urgente para su rescate. En ese entorno hostil, la Angelita era una luz que brillaba más fuerte que ninguna otra, y por lo mismo lo nuestro, mágicamente, fue amor al primer mensaje. Read More

07 Feb

Capítulo 327: La eterna juventud

Mi padre llegó a mi departamento inusualmente temprano aquel día. Por lo general, las pocas veces en las que ha aparecido antes de las doce, lo hace con una pilsen o amarrado al concho del copete que no se alcanzó a tomar durante la noche anterior, y sólo llama a mi puerta para poder rematar su jolgorio en compañía de alguien, y luego tumbarse en el sillón a dormir el resto de la tarde. Pero en esa ocasión, la realidad fue distinta: no se veía borracho, más bien parecía desesperado, y ningún copete traía entre sus manos, sólo un pequeño frasco de plástico, transparente, y aparentemente vacío. Read More

07 Feb

Capítulo 326: La indicada

Mi padre llegó a mi departamento inusualmente temprano aquel día. Por lo general, las pocas veces en las que ha aparecido antes de las doce, lo hace con una pilsen o amarrado al concho del copete que no se alcanzó a tomar durante la noche anterior, y sólo llama a mi puerta para poder rematar su jolgorio en compañía de alguien, y luego tumbarse en el sillón a dormir el resto de la tarde. Pero en esa ocasión, la realidad fue distinta: no se veía borracho, más bien parecía desesperado, y ningún copete traía entre sus manos, sólo un pequeño frasco de plástico, transparente, y aparentemente vacío.

Read More

19 Ene

Capítulo 325: Pastillas

– ¡Matías! Escúchame atentamente, soy tu papá.
– ¿Viejo? ¿Qué onda? ¿Por qué me estái llamando desde un teléfono público?
– ¡Cállate, hueón, y ponme atención! Que eché una pura moneda, y te hablaré de algo ilegal… Espera, ¿Estái con alguien?
– No, con nadie. La Leila se fue con el bebé a pasar la noche a la casa de su mamá. Me dice que necesita descansar, aunque sea por hoy.
– ¿Y por qué? ¿Está pa’ la cagá con los llantos de la guagua?
– No. Con mis ronquidos.
– Entonces… más rato estarás solo.
– Sí, completamente solo… Viejo, para, ¿A qué quieres llegar?
– Mati, dime la verdad… ¿Voh te volái?
– No, viejo, otra vez con lo mismo.
– Entonces, prepárate, porque hoy lo vas a hacer.
– ¿Qué?
– Hoy, como nunca, Matías, te voy a dejar vola’o. Te voy a dejar vola’o como un chancho, espérate no más. Read More

13 Ene

Capítulo 324: La fantasía

– ¿Mati? Matías… ¡Matías, despierta!
– ¡Ah! ¡Qué! Leila, son las… son las seis de la mañana, ¿Qué hueá? ¿Qué pasó?
– ¿Sabes qué día es hoy?
– ¿Hoy? A ver… ¡Chucha! Hoy es nuestro aniversario, ¿Cierto? ¡Feliz aniversario, mi vida! Lo tenía súper, pero súper presente, ¡Mira, aquí mismo te tengo tu regalo! Es un… un… ¡Un despertador! Toma, espero que te guste, no te lo alcancé a envolver porque…
– Matías, hueón, deja mi reloj ahí, ridículo, ¿Cómo va a ser nuestro aniversario? Si nos conocimos hace menos de un año, cuando me dejaste embarazada.
– Ah… ¡Entonces ya sé! ¡Hoy nuestro bebé cumple un mes! ¿Verdad?
– ¡No, pavo, nada que ver! Para aclararte un poco la película, el niño ya tiene un mes… pero con diez días.
– Ah. De veras.
– Sí. O sea, Matías, di a luz hace cuarenta días. Cuarenta. Un mes y diez días, cuarenta.  Read More

15 Dic

Capítulo 322: Alergia

A un mes del parto de mi primer hijo, tomé una firme decisión que cayó como ají en el hoyo en los oídos de la Leila: “¡No! ¡No te lo voy a meter!”, Sentencié, “¿No veí que le puedo pegar un pichulazo a la guagua, y después no voy a tener plata para pagarle la rehabilitación?”. La respuesta de mi novia, igual de categórica, fue inmediata: “¡Ni que tuvierai la corneta de un metro po, chuchetumare! Ya hueón, no seái cachiporra y empelótate al toque, que hoy quiero que me culí sí o sí, y no aceptaré más chivas por respuesta, ¿Estamos?”. Read More

28 Nov

Capítulo 321: Urgencia

– Tome asiento, don Matías, y cuénteme, ¿Cuál es el nombre del niño?
– Jorge.
– Jorge… ¿Y el apellido?
– El mismo mío, doctor. Ahí le dejé mi carnet.
– Perfecto… ¿Y la madre?
– ¿La madre? Se llama Leila.
– No, no quiero el nombre de ella, le estoy preguntando dónde está, ¿No lo acompañó?
– Doctor, por favor, a ella ni la mencione. La Leila no se puede enterar de que estoy acá, en urgencias, con nuestro bebé de dos semanas de nacido, mientras ella duerme a pata suelta en mi departamento confiada en que estamos raja a su lado. Read More

23 Oct

Capítulo 320: Se inicia el cierre de puertas

“Se inicia el cierre de puertas”.

La Leila, yo y su guata de ocho meses entramos al vagón a duras penas y, cuan sardinas en una lata, nos acomodamos como pudimos entre la multitud de santiaguinos estresados que repletaban el metro ese viernes a las ocho de la tarde. Read More