20 Jul

Bonus Track: El Matías Soto

Últimamente me llegan tantos mensajes preguntando cosas “privadas” (me refiero a temas no relevantes para el desarrollo del blog), que he optado por responder no con la verdad, sino que con lo que la gente quiere escuchar… y aún así no me da buenos resultados…

– Hola Mati, conozco tu blog hace 15 minutos, y déjame decirte que me encanta.
– Muchas gracias, ésa es la idea.
– Y dime algo… ¿Tus historias son reales?
– No, no son reales, en realidad soy huérfano, e inventé esta historia para imaginar una vida peor de haber tenido padres.
– Ehhh, no… no te creo…
– Bueno.
– ¿Y cuántos años tienes? ¿Cuánto mides? ¿Cómo eres?
– Tengo tu misma edad, mido 1,80 y soy tan bonito como me imaginas.
– ¡Qué genial! ¡Lo sabía!
– Qué bien.
– ¿Y tu apellido es Soto, cierto?
– ¿Por qué piensas eso?
– Conozco a un Matías Soto, y creo que son la misma persona
– ¿Y cómo llegaste a esa conclusión?
– O sea, los dos se llaman Matías, obvio, y tienen mi misma edad, ¿No es mucha coincidencia eso acaso?
– ¿Hablas en serio?
– Ya po, ¿Tu apellido es o no es Soto?
– Pucha amiga, te diría que sí para molestarte, pero no… no soy ese Matías Soto que conoces.
– Ya, no me mientas, si sé que así te llamas.
– Bueno, entonces sí, yo soy Matías Soto.
– No te creo, a ver, si tú eres el Matías Soto, ¿Cómo se llama tu perro?
– Amiga, es que ya te dije que no soy él, después sólo te seguí el juego, lo siento, pero la dura que ése no es mi apellido.
– No me mientas, sé que eres él… y tu perro se llama Tontín, por si acaso, no sé cómo lo olvidaste.
– Está bien, como digas.
– Y cuéntame, Mati, ¿Cómo está la tía Mirta? ¿Sigues viviendo con ella en Paine?
– No…
– ¿No? ¿Y por qué?
– Se murió.
– ¡Ay Mati, qué pena! ¿Y tu papi cómo se lo tomó? Pregunto por sus problemas cardíacos, ¿Reaccionó bien?
– No.
– ¿No?
– Murió también.
– ¡No te creo! ¿Falleció el tío Quique?
– Sí… todos murieron.
– Espera, espera… me dices que tu papá murió, pero en tu blog hablas de él, en las dos historias que leí aparece, ¿Cómo es posible?
– No lo sé, ¿Magia?
– No te tomes a mal lo que diré… pero estoy llegando a pensar que tú, “Matías””… no eres el Matías Soto real…
– Es que no lo soy po.
– ¿Y por qué te estás haciendo pasar por él, sinvergüenza? ¿Quieres suplantar su identidad acaso? ¿Lo quieres estafar? ¿Y querías estafarme a mí también? No tienes idea de con quién te estás metiendo, farsante, el padrino del Matías Soto es de la PDI, y te va a secar en la cárcel por cara de raja y mentiroso, ¿Entendiste? ¡Cara de raja, mentiroso!
– Bueno.
– No entiendo cómo la gente se da el tiempo de molestar a otra por las puras, ¡No lo entiendo, te lo juro, no entiendo nada!

Comentarios

Comentarios