02 Ago

Capítulo 114: Completo

Invierno del 2013.

– ¡La cagó pa hacer frío Mati hueón! Figúrate que en la mañana me levanté a mear, y no sabí na… ¡Me demoré como media hora en encontrarme el regalón! Por un momento sufrí lo que sufres tú a diario, ¡Y puta que me sentí miserable hijo, puta que me sentí miserable!
– No me hace gracia viejo, no me hace gracia para nada… ¿Por qué mejor no prendí la estufa que te regalé? Mírala, la tení de mesa de centro la hueá, si sirve pa puro dejar el copete encima…
– ¡Pero Mati, voh no cachái na´! ¿Acaso nuestros antepasados tenían estufas? ¡No po! Si los verdaderos hombres nos calentamos de otra forma, no con estas cagás artificiales…
– ¿Ah sí? ¿Y cómo sería eso?
– Con un completo po, obvio.
– ¿Qué?
– Eso, un completo.
– Pero viejo, la hueá hueona, ¿Quién se come un completo para calentar el cuerpo? Te creo una cazuela, o un navegao´, ¿Pero un completo? No pasa na´…
– Voh estái cagao´Mati hueón, se nota que no sabí nada de sensualidad, ¡Nada! ¿Nivel de conocimientos sobre sensualidad? ¡Cero! ¡Reprobado! Escucha y aprende: un completo es cuando estái con una minita acurrucado, en pelotitas, haciendo cucharitas y de pronto, ¡Paf! Le guardái la vienesa en la marraqueta.
– Perdón, ¿Qué?
– ¡Es mejor que un guatero Mati hueón! ¿No cachái na de biología acaso? ¡Que tenga que enseñarte todo yo por la chucha! Los estudios científicos dicen que el centro de la temperatura masculina está en la diuca: si tení la diuca helada, vai a andar por la vida cagao de frío, pero si tení la diuca calentita, todo tu cuerpo se temperará, ¡Meteorología básica po Mati hueón! Y, como todo el mundo sabe, el lugar que regala más temperatura del cuerpo femenino es el traste o, como prefieren llamarle los científicos, la zanja. Conclusión: tula más zanja, calor inmediato, fin de la clase, gracias por su atención.
– ¿Un completo? Pero… ¿A las minas les gusta esa hueá?
– ¡Claro que sí po hombre! ¿O me vai a decir que nunca te lo han pedido?
– No po… o sea, no sé, no creo.
– Mati… no me digái que erí tan ahueonao que, cuando las minas te dicen “háceme un completo”, voh vai a la cocina a picar tomate, pelar paltas y todo ese hueveo…
– Puta… sí po…
– ¡No po hombre! ¡Voh no cachái nada! Si estái en la cama con una mina, y la loca te dice que le hagái uno, voh vai, te bajái los slips, le quitái las enaguas, ¡Y le dejái caer la presa po Mati hueón! ¡Le dejái caer la presa!
– Pero viejo… ¿Estái seguro?
– ¡Claro que sí po hijo! ¿Cuándo te he mentido yo? ¿A ver? ¿O acaso no confías en mí?
– No viejo, si confío en ti, si igual cachái harto del tema, pero…
– ¡Nada de peros! Hazme caso Mati hueón, después me lo agradecerás… te juro que me lo agradecerás…

Y tenía razón el viejo, por primera vez le achuntó medio a medio, increíble. Y pensar que la dudé cuando una mina con la que pinché el invierno pasado me pidió el famoso completo, pero me la jugué y ella quedó encantada… el problema vino cuando me preguntó si le podía agrandar la promo… ¿Y es que cómo es la hueá? ¡Uno les quiere quitar el frío y se ponen a exigir que también les quitemos el hambre! ¡Si uno no es na´el Hogar de Cristo pue´!

Comentarios

Comentarios