11 Sep

Capítulo 242: Pendejo

– Lo siento mucho viejo, pero no seguiré debatiendo contigo.
– ¿No? ¿Y por qué no? ¿Es porque tengo la razón, cierto? ¿Te intimida eso acaso?
– ¡Claro que no! ¡Es porque no saco nada con intentar hablarte en serio! Eres demasiado pendejo…
– ¿Pendejo? ¿Yo?
– ¡Sí, tú! ¡Súper pendejo!
– Déjame decirte que estás muy equivocado.
– No, no lo estoy.
– A ver, plantéame un tema, pregúntame lo que quieras, y verás que tengo una opinión bien formada, y nada de pendeja, sobre dicho tema.
– Pucha, a ver… ya, ¿Qué opinas de esta fecha?
– ¿De cuál fecha?
– De ésta po, de la que se está conmemorando.
– ¿Cuál? ¿Las fiestas patrias?
– ¡No po viejo! ¡Del once! ¡Qué opinái del once!
– ¿Del once?
– Sí, del once.
– ¡Chúpalo entonce’! ¡Ja! ¡Ahí quedaste, saco e’ huea! A ver, ¿Quién es el pendejo ahora?

Comentarios

Comentarios