10 Ene

Capítulo 267: ¿Y cómo te fue con la venta de tus libros, Matías?

– ¿Y cómo te fue con la venta de tus libros, Matías?
– Bien mami, súper bien… o sea, siendo humilde, ¡Me fue la raja, espectacular, de otro mundo! Te juro, estoy súper contento por eso, gracias por preguntar.
– ¿En serio? ¿Y vendiste muchos?
– Muchísimos po vieja, ¡Muchísimos! De veras mis lectores se motivaron con el asunto, ¡Algunos me compraban 7 packs de una sola tirada! Así, ¡Paf! ¡70 lucas a mi cuenta de una! Y luego aparecía la señora que quería 3 packs más para sus hijos, y el caballero que necesitaba 5 para regalar pa’ la navidad, y el curso de no sé qué universidad que habían juntado plata para comprarme 30 copias de golpe, una para cada uno, y así, pura ganancia, pura felicidad.
– ¿Sí? ¿Y cuántos vendiste al final, antes de que saliéramos de vacaciones?
– Puta mamá, no sé… ¿Miles? Lo desconozco, no los conté.
– Mira tú ah…
– Sí… así que bacán…
– ¿Y la plata?
– ¿Qué? ¿Qué plata?
– La plata po… la que has ganado con los libros… ¿Dónde está?
– La pla… ¿Y pa’ qué quieres saber eso?
– No sé, debe ser seguramente porque ahora tienes tu propio negocio con esa cosa del blog, difamando a tu padre y a casi toda la familia, y bueno… ¡No te poní con ni uno po, cabro hueón!
– Pero mamá…
– A ver, ¿Quién paga estas vacaciones? ¿Yo, con la plata que me gano sacándome la chucha trabajando, o voh, con tus historias culiás donde contái que te meten condones con leche condensada por el chico, y que te dibujan corazones con sangre menstrual en el pecho?
– Ya mamá, pero pa’ qué po…
– ¡Yo! ¡Yo las pago! ¿Y quién pagó por el alojamiento, los almuerzos, la mercadería y hasta el copete que te vai a zampar estos días, zángano?
– Tú, mami…
– ¡Sí! ¡Yo, sólo yo, y nadie más que yo! Ayer te pedí que fuerai a comprar una bebida pa la cena, Matías, ¡Y llegaste con un jugo en polvo po hueón! ¡Puta que erí mala clase, puta que erí mala clase!
– Pero vieja…
– ¡Nada de peros! ¿Y entonces?
– ¿Y entonces qué, mamita?
– ¿Te vai a poner con el pan pa’ la once más que sea?
– Es que no tengo plata… me la tomé toda…
– “Is qui ni tingui pliti…”, ¡Puta la cacha mal hecha, por la chucha!

Comentarios

Comentarios