13 Ene

Capítulo 268: Con mi vieja nos hemos hecho realmente íntimos últimamente

– ¿Qué estás viendo, mamá? ¿Tus teleseries nuevamente?
– No Matías, no seái hocicón… y es muy temprano, aún no comienzan.
– Que bueno. Siempre te he dicho que pasar mucho tiempo frente a la tele viendo esas tonteras te atrofiará la mente.
– ¿Lo decí por experiencia propia, asopao? Fíjate que yo veo lo que quiero, y nada se me ha atrofiado hasta ahora, ¿Te quedó clarito? ¡Ya, fuchi, fuchi! Déjame seguir viendo mis programas de farándula tranquila, ¡Volaste de acá!
– ¿Farándula? Pero vieja, eso es aún peor que las teleseries po, ¿De qué estupidez están hablando ahora?
– ¡No están hablando de ninguna estupidez, pa’ que voh sepái! Están mostrando a las famosas que amamantan a sus bebés en público, sin miedo, sin tapujos, libremente, al natural, justo como debe ser.
– ¿En serio? Que interesante, vieja.
– ¡Pero claro que sí po! ¿Viste, cacha mal hecha? ¿Viste que erí prejuicioso? ¡Si la farándula igual nos desnuda como sociedad! Me ayuda a reflexionar sobre el cómo hemos avanzado, en qué aspectos aún nos falta evolucionar, y todas esas hueás po, voh cachái.
– Quién lo hubiese dicho… me alegro, en todo caso.
– Y mira, esa modelo, la que le movía el poto a todos de la selección, ¿La conocí? ¡Un ejemplo a seguir po! Se sacó una pechuga en plena playa, y se la puso en la jeta a su guagua pa’ que mamara ahí mismito, al aire libre, ¿Y me vai a creer que hoy, en pleno siglo XXI, aún hay pasteles a los que les molesta?
– Qué mal…
– ¡Y supierai cómo funcionaban las cosas en mi época! Una vez, por hacer casi lo mismo, ¡Me llevaron detenida! ¡Imagínate!
– ¿Cómo? ¿Tanto escándalo por amamantarme en la vía pública?
– ¿Por amamantarte? No hueón, si voh aún ni nacíai… fue por mamar.
– ¡Ya, ya, ya, déjame hasta ahí! ¡Basta, basta!
– Tu papá fue el amamantador, en este caso…
– ¡Para vieja, te lo advierto! ¡Para!
– Fue en una banquita, justo frente al Mercado Central… lo recuerdo como si fuera ayer: el olor a pescado se confundía con el aroma a coronta de tu viejo, y…
– ¡Ya, mucho! ¡Detente ahí! ¡Detente!

Con mi vieja nos hemos hecho realmente íntimos últimamente.

Comentarios

Comentarios