11 Feb

Capítulo 273: Lo que pasa en Brasil, se queda en Brasil

15 horas, playa de Copacabana, Brasil.

– Ya po hueona, ¿Vamos a bañarnos? Que tengo el sapo caliente con tanto negro rico que anda por acá.
– No hueona, si ya te dije que ando con el tomate rebenta’o.
– Hueona, ¿No estarí sangrando porque te lo pusieron mucho anoche? Igual los garotos que nos comimos se gastaban las medias cornetas, hueona, a mí me va a doler el hoyo hasta septiembre más o menos.
– ¡Salta pa’l la’o, hueona maraca! A voh te habrá dolido, que erí de choro apreta’o; lo que es a mí, la hueá me resbaló… es que entrené harto con tu pololo antes de venir, ¡Ja!
– ¡Ay, la culiá! ¡No invoquí al Pancho ni en broma! Mira que si se llega a enterar de todo lo que he hecho aquí… me va a pedir que le haga lo mismo a él…
– ¡Sale! ¿Y si el Tomás se entera de lo que he hecho yo? Te juro hueona, te juro de corazón, que ese hueón es capaz de suspender la boda. Si está seguro de que voy a llegar virgen al matrimonio, el pobrecito, y no sabe na’ que acá pasó metida en el mar a ver si con la sal del agua se me cierra un poco el tajo, ¿Cachái?
– Ya culiá’, relájate, toma sol tranquila no más y disfruta, ¿O creí que en Chile podríamos haber estado así? ¿Con toda la raja al aire y hablando hueás a todo tarro? ¡Agradece a dios que ni uno de estos hueones comprende nuestro idioma! O si no… ¿Te imaginái? Que plancha…
– Ay hueona, no sé… mira a ese guatón de ahí.
– ¿Cuál, hueona?
– Ése po… el que está a nuestra derecha, tomando chela, anotando hueás en una libretita, caga’o de la risa…
– Ya, ¿Y qué pasa con ese culia’o?
– No sé… tiene pinta de chileno…
– ¿Por qué decí que tiene pinta de chileno? ¿Por lo cabezón y la hueá?
– Sí, hueona, ¿O no?
– No sé… tiene mucha barba, me tinca que debe ser árabe o alguna hueá así, a ver, deja cachar… ¡Oye, tú, cara’e paja! ¡Guatón culia’o! ¿Entendí algo de lo que te digo? ¿No? Si ni mira el hueón, ¿Viste hueona? ¡Si estamos súper piola acá! Sigamos hablando tranquilas no más, ¡Si en Brasil la onda es otra! Tudo bem, tudo legal, y cacha, me voy a tirar un peo caldu’o… ¿Viste? ¡Si a nadie le importa!
– Sí culiá, sabí que tení razón, sigamos hablando no más, total… nada va a salir de aquí…
– Nada po, hueona, si lo que pasa en Brasil, se queda en Brasil…

Comentarios

Comentarios