20 May

Capítulo 292: Callado no me iba a quedar

– “A ver Coni, está bien que quieras terminar conmigo, lo entiendo, patéame, lo acepto, pero antes déjame decirte una cosa: no puede ser que me estés recriminando que nuestra relación sea monótona y aburrida, o que me saques en cara que nunca salimos a bailar, o a comer, o a comprarte cosas al mall, por ejemplo, si siempre cuando te invito a una disco, o al cine, o a un restorán, me pides que mejor te pase la plata que gastaré en ti para poder invertirla en algo más entretenido, ¿Quién, aparte de este pobre hueón, te aguantaría eso? ¡Nadie po! Por otro lado, Cada vez que te paso a buscar, tu vieja me dice que estás durmiendo, y me pide que me vaya no más, que me dejaste el recado de que estabas muy cansada, que esperara tu llamado, porque no eras capaz de levantarte, ¿Y después? Después tus amigas subían a sus Fotolog todas las fotos de los carretes a los que iban cuando me hacías hueón, mientras yo estaba en la casa inmensamente preocupado, pegado al teléfono esperando a tener novedades tuyas, pensando en tu salud, planeando panoramas para subirte el ánimo, ¡Porque claro, yo tenía que cancelar todas las juntas con mis amigos cuando a ti se te daba la gana estar conmigo! ¿Y qué recibía a cambio? A cambio tú me mentías para ir a tus carretes procurando que me quedara en la casa sin hacer nada, ¡Porque, aparte de mentirosa, erí celosa! No podías soportar la idea de que yo te hiciera lo mismo que tú me hacías a mí, ¿Cómo es la cosa? Tú no quieres que esté contigo, y tampoco quieres que esté con alguien más, ¿O no es así? Olvídalo, ¿Y sabes qué más? Tú no terminarás conmigo, ¡Yo terminaré contigo! ¿Te queda claro, Coni? ¡Terminamos! Y esta vez es para siempre”.
– Buena Mati, ¿Y todo eso le dijiste a la loca?
– Puta, no, todo eso se me ocurrió después de que me dio el filo, camino a mi casa, cuando me fui de la suya llorando.
– ¿Y entonces? ¿No le respondiste nada?
– ¡Claro que algo le dije po! Si callado no me iba a quedar…
– ¿Sí?
– ¡Sí po! Me puse así, bien serio, y le dije “chao Coni. Chúpalo con mayo, hueona mala”.
– Ah… igual piola…
– Sí, igual la dejé pa’ la cagá…

Comentarios

Comentarios