27 May

Capítulo 295: Tan joven

Había cumplido 14 hace poco cuando tomé la decisión de salir en pelota al patio todas las noches. La primera vez fue por dos minutos, al día siguiente por cinco y, al subsiguiente, por diez. Era verano, las cálidas brisas nocturnas regalaban un aire especial para relajarse y dejarse llevar por aquella lujuria incontrolable de la edad, y no me bastaba más que cerrar los ojos y recurrir a mi imaginación para pasarme mil películas en extremo calentonas con aquellas compañeras de curso que me movían el piso, agarrarme firme el manguaco con una mano, mientras me persignaba con la otra implorando para que nadie me pillara en ésa.

Eso, hasta que me pillaron.

– ¡Matías!
– ¡Mamá!
– ¡Qué estái haciendo a raja pelá’ en mi patio, cabro hueón! ¡Y por qué le estái tirando el semen a mis flores!
– Mamá, no pienses mal, déjame explicarte…
– No me digái que… ¡Cabro hueón, todas las mañanas salía pa’ acá y pensaba que esa crema brillante que cubría las hojas de mis plantitas era baba de caracol! ¡Y yo, la hueona, la sacaba con un dedito y me la refregaba en el cutis, para las arrugas! ¿Me vai a decir que, en realidad, me estaba echando tu moquillo en la cara, chiquillo ‘e mure?
– Oye, ahora que lo dices, en serio se te notan menos las arrugas po, deberías agradecerme, o sea…
– ¡Silencio! Mocoso sin respeto no más, ¿Podí cubrirte tus presas con una toalla, más que sea? ¡Y explicarme de una vez qué hacíai corriéndote la masturbación aquí, en mi lugar sagrado! ¡Aquí, y no en tu pieza, miéchica!
– Es que mamá, esto es por mi bien… pucha, es que… ¡Es que no quiero ser papá tan joven po!
– ¿Que no querí ser papá tan joven? ¡Y qué tiene que ver una hueá con la otra, tonto hueón!
– Es que el profesor de religión nos dijo que, si no queríamos ser papás, teníamos que tirar el moco afuera po… y por eso…
– Matías…
– ¿Sí, mamita?
– Sigue en lo tuyo no más, te dejo solo, haz cuenta de que nunca te pillé.
– ¿Qué? ¿Estás segura?
– Sí, segura. Sólo prométeme que, efectivamente, no traerás descendencia a este mundo, por favor… cualquier cosa, pero no echí crías, por favor…

Comentarios

Comentarios