17 Sep

Capítulo 312: Décimas del futuro padre que promete dejar de tomar

Yo te juro mi amorcito,
¡Nunca más voy a tomar!
Por ti dejo ‘e chupar,
seré todo un angelito,
aunque sea exquisito
un pisco, o un ron con harto hielo,
hoy le digo adiós, mi cielo,
a e’te amor de juventud,
sólo tengo gratitud
no te vayan a dar celo’.

 
“¡Sí hueón!” Me respondieron,
con tonito bien jocoso,
“¿Qué pa’? ¿Dije algo chistoso?
Tus risitas me ofendieron,
los cachetes bien me ardieron,
como ají con tu desaire,
la dura, quiero ser buen paire,
vida, no te mentiré,
desde hoy yo viviré,
de pan, agüita, sol y aire.
 
“No te enojes, corazón”,
me respondieron, aún riendo,
“lo que tú estás prometiendo
lo escuché en otra ocasión,
como si fuese maldición,
lo mismo hablamoh el domingo,
¡Despuéh hablabai como gringo!
Se te olvidó lo prometí’o,
Tomaste pilsen, amor mío,
Como si fuerai rey vikingo”.
 
“Puede que tengái razón”,
Me defendí con cara triste,
“pero no tomes para el chiste,
esta breve confesión,
soy curao ‘e profesión,
quizá’ mi alma está perdí’a
trataré ‘e cambiar mi vi’a,
¡No pongái ese caracho!
Si no tomo de borracho,
Tomo por la despedí’a.

Comentarios

Comentarios