09 May

Capítulo 56: ¡Mira po Matías!

– Oye pelao – le dijo mi viejo al Ulises.
– Sí tío, dígame.
– ¿Y mañana vamos a jugar a encontrar los huevitos o no?
– ¿Qué huevitos tío? ¿Vamos a esconder huevitos de chocolate acaso?
– No po pelao hueón, los huevitos que te metió la Gonzala por el hoyo.
– ¡Puta Mati, mira! ¡Tú papá otra vez me está molestando con lo mismo!
– ¿Pero por qué te enojai conmigo pelao hueón? Si la Gonzala ya le contó a todo el barrio que voh mismo fuiste el que le dijiste “méteme hasta las hueas”, ¿Qué culpa tengo yo de eso?
– Tío, ya le expliqué que no me acuerdo de nada, ese no era yo, no sé qué me pasó…
– No te creo na mucho… yo vi las fotos, y ese eras tú, sin dudas.
– ¿Qué fotos?
– Las servius que se tomaron con el celular de la Gonzala po pelao hueón, en la tarde me las mostró y salen bien bonitos te diré, hacen linda pareja… incluso me calenté un poco.
– ¡Mati por la chucha, mira las hueás que me está diciendo tu papá!
– ¡Pero si era un piropo no más po pelao! – Replicó mi viejo – Te invito un traguito para que se te pase la penita, ¿Te tinca?
– ¡Pero Matías hueón, tu viejo me está joteando po, dile algo!
– ¡Ya pelao hueón mal agradecido, me voy para mi casa, no intento más subirte el ánimo!
– Puta tío… ya, disculpe, pero entiéndame también, no he tenido un buen día.
– No te preocupes pelaito… buenas noches.
– Buenas noches tío.
– Ah… pelao.
– Cuénteme tío.
– ¿No te tinca acompañarme?
– ¡Mira po Matías!

Comentarios

Comentarios