25 May

Capítulo 86: Me contó un pajarito que…

– Hola…
– ¡Hola! Qué… qué sorpresa…
– ¿No te acuerdas de mí, cierto? Soy la Titi, fuimos compañeros en la básica… tú estabas medio enamorado de mí… pero, lamentablemente, nunca te correspondí, ¡Tan tonta que es una cuando niña!
– No, sí, sí, sí te recuerdo, perfectamente te recuerdo… sólo que no puedo creer que esté hablando contigo, después de tanto tiempo… y en un bar… y tan de cerca.
– Sí, es que así, pegaditos, escuchas mejor lo que te quiero preguntar… ¿Estás nervioso acaso? Ay, entonces no quiero ni saber cómo te pondrás cuando coloque mi mano justo… aquí…
– ¡Mierda! Sí, no, sí, sí, no estoy nervioso, ¡O sea! Sólo un poco, ¡Pero dale, pregúntame lo que quieras! ¡Lo que quieras!
– Me contó un pajarito… que tú… eras… “Hijo de Tigre”…
– ¿Ah? ¿Yo? ¿Quién te dijo eso?
– Qué misterioso… ¿Seguirás tan misterioso si meto mi mano por… acá?
– ¡Sí, yo soy! ¡Yo soy!
– ¿En serio?
– ¡Sí, sí, obvio! Yo soy ese Mati, el Mati hueón, el Mati culiao, todo eso, ¡Mira, te contaré la verdad! Todo comenzó este verano, un fin de semana que estaba súper aburrido, ¡Y entonces sucedió algo increíble! Me iba a levantar cuando…
– ¡Entonces tú conoces a la Soltera Caliente!
– ¿Ah? Sí, obvio, pero como te iba contando, esa tarde me pasó una hueá de otro mundo, y a raíz de eso cree la primera historia, para comenzar desde el inicio y algún día contar que…
– ¡Ya, ya, estay dando mucho la lata! ¡Para de hablar de ti y cuéntame cómo es!
– ¿Cómo es quién?
– ¿Cómo que quién? ¡Mi ídola po! La Soltera Caliente, ¡Si ella es mi gurú, mi diosa, mi modelo a seguir, mi guía espiritual!
– Ah… sí… es… simpática… no puedo decir mucho más, tenemos ciertos secretos…
– ¡Es simpática, lo sabía! ¡Grande Soltera Caliente, ídola mundial! ¡Hueón, si hablas con ella dile que la amo, que me operaría y me pondría una pichula sólo para darle hijos! ¡Pero prométeme que le dirás!
– Sí, está bien… lo prometo.
– ¡Gracias Mauri! Nos vemos pronto, o quizás no, da igual, ¡Adiós!
– No me llamo Mauri… y oye, pero… pero te estaba hablando de mi blog po, de “Hijo de Tigre”.
– Ah, sí… no, ni leo tu hueá, ¡Pero suerte!

Comentarios

Comentarios