30 May

Capítulo 91: El condón con sabor.

– ¡Puta viejo! ¡Voy atrasado a mi cita por tu culpa! ¡Siempre la misma hueá!
– ¡Pero Mati hueón que erí mal hijo! ¿Tanto te cuesta ayudar a tu padre a destapar su cañería acaso?
– ¡No po viejo! ¡Pero cuando me dijiste eso por teléfono pensé que te referías a la cañería cañería, no a que no podías cagar!
– No entiendo cómo pudiste confundirte Mati hueón, fui lo más claro posible…
– ¡Ya, filo! ¡Estoy súper atrasado viejo por la chucha, y no alcancé ni a comprar condones por si las moscas!
– ¿Querí condones?
– Sí po, quién sabe… a lo mejor esta puede ser mi gran noche…
– ¡Yo te vendo po! 5 lucas…
– ¿Estay hueón? ¿Una caja en 5 lucas?
– No po, un condón en 5 lucas.
– ¡Ni cagando viejo!
– Bueno… pensé que estabas desesperado… y yo que tú la pienso ah, los vendo caros porque son exclusivos, y tienen sabor… echan un olorcito rico también…
– ¿Con sabor?
– Sí po, son modernos, ¿Qué decí? 5 luquitas no más po Mati, piensa si la remojá de cochayuyo lo vale y te darás cuenta que es un buen trato.
– Puta… puta puta… ¡Ya! ¡Dale! Toma, 5 mil, ahí tení oh…
– Buena decisión Matías, anda a bañarte no más que te veí harto picle, yo mientras tanto iré a la pieza y sacaré el condón de la cajita donde la Luna los guarda, ¡Tiene caleta! Pero como no usamos, mejor empiezo a venderlos po, ¡Si en este mundo hay que ser vivo!
– Vale viejo, y puta, disculpa que ponga en duda tus intenciones de ayudar… no sé qué haría sin ti… gracias, en serio gracias… ¿Me dejas el condón en la billetera entonces?
– Sí Mati, confía en mí… confía en mí…

Comentarios

Comentarios