26 Jun

Capítulo 99: Muerte y resurrección del Payaso Chispita.

19 de junio, 17:40 hrs.  Hace un par de horas, el Payaso Chispita asumió el rol de Community Manager de la página de Facebook de “Hijo de Tigre”. Ésta fue su última publicación:

“QUIEN APAÑA A SEMAFOREAR HOY PA HACER UNAS MONEAS? A ESO DE LAS 8:30 EN EL CENTRO. EL PAYASO JUANITO, QUE HACE MALABARES POR AHÍ, ME DIJO QUE NO IRÍA A SEMAFOREAR A ESA HORA, Y QUE FUERA YO, PORQUE UN SEMAFORO EN ROJO ES LA MEJOR PLATAFORMA PARA LOS ARTISTAS EMERGENTES COMO UNO, QUE ENTRETIENEN A LOS ESTRESADOS AUTOMOVILISTAS LANZANDO FUEGO POR LA JETA, HACIENDO PIRUETAS O SORPRENDIENDO COMO MIMO.

BUENO, COMO YO AÚN NO APRENDO BIEN A HACER NADA DE ESO VOY A LOS SEMAFOROS A VENDER SÚPER 8 NO MÁS, PERO IGUAL ES ARTE, PORQUE EL ARTE ESTÁ EN LAS COSAS SIMPLES, ASÍ QUE CHUPALO PAYASO JUANITO, ME CONTARON QUE UNA VEZ TE LE CAYÓ UNA PELOTA HACIENDO UN MALABAR, Y A MI NUNCA ME LE HA CAÍDO UN SÚPER OCHO, QUIEN ES EL ARTISTA DE PLÁSTICO AHORA?”

19 de junio, 22:10 hrs.

Llegué a la esquina señalada apenas me avisaron, pero ya se lo habían llevado hace rato. Luego de consultarlo con un par de vendores ambulantes, quienes continuaban con la esperanza de vender otros pocos gorros de La Roja y unas cuantas vuvuzelas todas baboseadas, la película me quedó un poco más clara: “Lo que pasó fue lo más surrealista que he visto en mi vida”, me dijo una de las vendedoras, sin levantarse del piso, “su amigo, ese que usted dice que es payaso, estaba vendiendo Súper 8, ¿Ya? Y la verdad es que le estaba yendo bastante bien, tenía harta gracia el tonto… Pero de pronto llegó una pandilla de malabaristas, eran como cuatro, y parecían ser de una banda rival, porque se pusieron a echar competencia apenas se vieron, ellos con sus piruetas y, al mismo tiempo, su amigo con sus golosinas, ¿Ya? De un momento a otro se pusieron a discutir, aunque no puse mucha atención la verdad, estaba más preocupada de vender mis cosas, pero en una escuché que se estaban retando a un duelo, así como en las películas gringas, cuando se retan a una competencia de baile y, de puro copuchenta que soy, me puse a sapear. ¡Le puso harta gracia su amigo oiga! Apenas empezó la luz roja se paró al medio de la calle y empezó a saludar a los automovilistas con unos gestos teatrales medios pencas, pero chistosos, así como pa la burla, y de pronto pescó tres Súper 8 y se puso a hacer malabares con ellos, ¡Puta que le salió bonito! Cortito eso sí, pero no importa, aunque haya durado cinco segundos con los chocolatitos en el aire no importa, ¿Entiende? Porque el cabro le puso ñeque, tanto que casi pasa piola cuando se le cayeron y se agachó a recogerlos, por lo mismo quise ir a felicitarlo, por su humildad, pero él seguía y seguía buscando los Súper 8 perdidos entre las ruedas de los autos, ¿Me capta? Los buscaba y los buscaba fíjese, yo creo que no se dio ni cuenta cuando el semáforo cambió a verde y le pasó el auto por encima… Aunque me tinca que no le dolió, se veía bien entusiasmado antes de eso, y dicen que cuando uno está en ese estado ni siente dolor… ¿Y le digo algo? para mí, él fue el ganador del duelo, ¿Sabe por qué? Porque hizo sus malabares con cosas simples, ¿Me entiende? Con cosas simples, y ese es el sentido de todo, disfrutar con lo simple, saborear lo sencillo y vivir con chispa, ¿O no mi amigo? ¿O no?”

 

20 de junio, 23:10 hrs. 

¡Paren las prensas!

Luego de llamar a todos las morgues buscando el paredero del cuerpo de payaso Chispita (con nulos resultados, debido a que no sabemos su nombre real) y de buscar en todos los canales de televisión y diarios algún accidente con nuestro amigo involucrado (con resultados similares, ya que hoy todos se limitaron a hablar solamente del partido de ayer), este hueón al fin apareció. Llegó a mi departamento hace 20 minutos, con una pierna enyesada y una caja llena de Súper 8 molidos. “Estas hueás salvaron mi vida”, me comentó, “cuando el auto estaba por arrollarme atiné a cubrirme con estos Súper 8, que están más añejos que la cresta y, por lo mismo, amortiguaron caleta el peso del vehículo sobre mi cuerpo… Vi mi vida ante mis ojos Matías, ¿Te das cuenta? Vi toda mi vida, y mientras la veía pensaba… ¿Qué es la vida? ¿Qué es pensar? ¿Qué es ver, sino una mala forma de observar? ¿O será que nuestra vida no es más que la alucinación de un dios moribundo? O quizás no es nada de eso, sino…”. La verdad es que no soy un hueón muy sentimental, pero me emocioné tanto al ver a este saco de hueas´ vivo que interrumpí su cagá de discurso para darle un tremendo abrazo… Luego fui a mi pieza a buscar un plumón para dibujarle un pico enorme a lo largo de su yeso, en serio enorme, con una textura exageradamente venosa y acompañado de unas bolas peludísimas, para que vea lo que significa para mí, para que sienta que estaré aquí para él, para dibujarle un nuevo pico en cada yeso que le pongan, porque puta que es quemao´ mi socio… Buena persona y todo eso, pero puta que es quemao´.

Comentarios

Comentarios